Íngrid Betancourt y Juan Carlos Lecompte, cuando se pasa del amor al odio