Polisombras, el nuevo foco de inseguridad en Bogotá