Papa Francisco señala que unas palmadas en el trasero de los niños no viene mal