Rascarse los ojos puede deformar la córnea