La separación en algunos casos es “moralmente necesaria”, dice papa Francisco