Los huecos, la amenaza permanente para los motociclistas