Por contenido erótico, la champeta está en peligro