Promotores de eventos se sienten acorralados por prohibición de la champeta