Este es el único puente peatonal de Bogotá que no tiene vendedores ambulantes