Reclusos en Barranquilla usaban biblias para esconder celulares, drogas y armas