Furor en Barranquilla por un domo ecológico gigante