Ocho árboles 'muertos' se convirtieron en esculturas en un parque de Cuenca, Ecuador