Los intentos del Reino Unido por no acoplarse totalmente a las políticas de la UE