Cosas que se descubren al levantar la mirada

Nadie debería subestimar los gestos más simples, esos que casi pasan desapercibidos en la cotidianidad: un fuerte apretón de manos, un beso demorado en la mejilla, un abrazo estrecho, caminar a paso largo o sin prisa. Difícil es medir las consecuencias de estas pequeñas acciones, pero algunas transforman vidas enteras.

/ Sergio González.
/ Sergio González.

En la 8ª Parada juvenil de la lectura proponemos otro gesto simple: levantar la mirada. No es algo que requiera mucho tiempo o energía, y a cambio permitirá ver cosas distintas, algunas tan sorprendentes que jamás habríamos imaginado que se encontraban al cruzar la calle o pasar el río.

Levanta la mirada, ve de cerca la ciudad de todos los días, ahí descubrirás nuevos mundos.