Habitantes de la calle en Sao Paulo, Brasil, sufren el frío y la crisis