Herencia de Timbiquí, la magia del otro litoral