Pandilleros se rehabilitan con oficios en una hacinada cárcel