Según la Unicef 50 millones de niños en el mundo son desplazados