Un taller en medio de la villa Olímpica, lugar clave para reparar prótesis y sillas de ruedas