Él es “Feliz”, el simio que es el último residente del zoológico de Alepo