Papa Francisco visitó Ametrice, la ciudad italiana devastada por el terremoto