Debacle del Galaxy Note 7 le pasa factura a los resultados financieros de Samsung