El curioso templo bahaí que inauguraron en Chile