Las ruinas de Alepo luego de tres semanas entre bombas y tanques de guerra