En la recta final de las elecciones, Clinton quiere afianzarse y Trump busca reinventarse