Un Trump con cuerpo de buitre en el centro de México