Tras llegar a Londres, Santos admite la fragilidad de los procesos de paz