Cali, un ejemplo de que las pasarelas también son inclusivas