Así es el nuevo sarcófago para la central de Chernóbil