El encuentro entre el presidente filipino y su “héroe”, Vladimir Putin