A DEBUTAR POR TODO LO ALTO

Manuela Valdés decidió dedicarse a la actuación cuando cursaba el último semestre en la universidad. Aparecerá en cine por primera vez el 25 de diciembre, en “El paseo 4”.

Manuela Valdés fue candidata a Señorita Antioquia en 2014. / Mauricio Alvarado
Manuela Valdés fue candidata a Señorita Antioquia en 2014. / Mauricio Alvarado
¿Cómo llegó la oportunidad de participar en “El paseo 4”?

Llamaron a mi mánager porque estaban haciendo casting para los personajes de Mabel y William, los hermanos que salen en la película. Fue muy divertido porque para la audición sólo teníamos un fragmento pequeño de una escena y el resto nos tocaba improvisarlo. Hicimos varias tomas y la pasé muy bien, pero salí sin saber cómo me había ido.

¿Cuándo supo que tenía el papel en la película?

Me llamaron tres semanas después. Se demoraron un montón y alcancé a pensar que no había quedado. Nunca me voy a olvidar del momento en que mi mánager me llamó un sábado a las ocho de la mañana para decirme que estaba en la película.

¿Cómo fue compartir set con actores con tanta trayectoria?

Tuve la oportunidad de trabajar con personas como Diego Vásquez y Aída Morales. Los conocí en los ensayos, dos semanas antes de ir a grabar a Miami. Son personas increíbles que me acogieron muy bien. Trabajar con gente con experiencia fue lo mejor que me pudo haber pasado, porque pusieron a nuestro servicio todo su conocimiento para que las cosas salieran de la mejor manera.

¿Cuándo se dio cuenta de que quería actuar?

Siempre fui muy extrovertida. Me gustaba mucho cantar y salía en todas las obras de teatro del colegio. Cuando me gradué me dio susto meterme de lleno en la actuación y terminé estudiando comunicación social y periodismo. En los últimos semestres me di cuenta de que lo mío era el teatro y empecé a buscar opciones para estudiar.

¿Dónde se formó como actriz?

En el último semestre de universidad empecé a tomar clases en El Resplandor, una academia que hay en Medellín. Después de graduarme de comunicación seguí mis estudios en teatro durante cuatro semestres y a partir de ahí decidí venir a vivir a Bogotá.

¿Por qué tomó la decisión de venir a la capital?

En 2014 vine al Festival Iberoamericano de Teatro y me di cuenta de que Bogotá era el lugar en el que debía estar. Acá está la industria y existía la posibilidad de seguir estudiando. Decidí probar suerte y me vinculé a la fundación teatral La Maldita Vanidad, y he hecho talleres con personas como Victoria Hernández y Ana María Sánchez.

¿Fue difícil pasar de hacer teatro al cine?

Mientras estudié en Medellín, el enfoque siempre fue el cine. Trabajábamos muchos ejercicios grabados y aprendíamos a actuar para las cámaras, de modo que el paso realmente duro para mí fue cuando llegué a Bogotá a hacer teatro.

¿Qué proyectos hay para el año que viene?

Empecé a grabar para Polvo carnavalero. Es una película de Dago García que ahora va a ser una telenovela. Mi personaje se llama Margarita Rueda y entra después de muchos capítulos a enredarles la vida a los personajes que están desde el principio. Es una rola estiradísima que viene de Londres y tiene todo superorganizado, pero la vida le da un vuelco.

¿Cómo le ha ido interpretando mujeres que no son antioqueñas?

Hasta ahora no me ha tocado un solo papel como paisa. He hecho una costeña y en El paseo y Polvo carnavalero me tocó hacer bogotanas. A mí me va bien con los acentos, pero no es que haga un ejercicio superjuicioso para lograrlos. Creo que la clave está en ser atenta y escuchar mucho.

¿Dónde se ve de aquí a unos años?

Me gustaría mucho irme a estudiar. La idea es seguir trabajando para, en un futuro, poderme ir a Madrid o Nueva York. Por ahora quiero quedarme acá porque me parece muy importante contar historias colombianas y siento que acá todavía puedo crecer mucho.