Polémica por traslado de reos tras motín que dejó 56 muertos en Brasil