Exguerrilleros de El Salvador convierten violento municipio en un modelo de vida comunitaria