Eibar, la demostración que otro tipo de fútbol es posible