Pekín ha perdido 14 millones de dólares por conflicto en Lhasa

Las primeras investigaciones de los disturbios de Lhasa apuntan a pérdidas materiales valoradas en más de 14 millones de dólares, aunque podrían aumentar conforme se examinan las áreas más afectadas por la ola de violencia, informó hoy la agencia oficial Xinhua.

Según el Buró Industrial y Comercial de la región autónoma del Tíbet, 373 comerciantes y 32 empresas informaron haber sufrido daños durante las protestas, que afectaron principalmente a locales de los sectores comercial, hostelero, turístico e industrial de la ciudad.

Sin embargo, un funcionario del buró advirtió de que la cifra podría aumentar conforme se calculan los daños ocasionados en las calles Bargor y Hongqi, arterias comerciales de Lhasa en las que se registraron los peores disturbios, y que acumulan más de 5.600 tiendas.

Las autoridades chinas apuntaron además que la ola de violencia provocó más de 300 incendios, que afectaron a numerosas viviendas y a 214 tiendas, y dejó 56 vehículos destrozados.

Los disturbios de Lhasa se originaron en las protestas que desde el pasado día 10 protagonizaron los monjes budistas y que se iniciaron para recordar el aniversario de la fracasada rebelión tibetana contra el mandato chino en 1959, que causó la huida al exilio del Dalai Lama.

El pasado viernes, las manifestaciones, en las que participaron monjes budistas y civiles tibetanos, tomaron un cariz violento, lo que provocó una represión a manos del ejército y los paramilitares chinos.

Según Pekín, las revueltas, que se extendieron a otras provincias chinas, dejaron un saldo de 13 muertos y 60 heridos, balance que el exilio tibetano en Dharamsala (norte de la India) aumenta a más de un centenar de fallecidos a causa de la represión policial.

En estos momentos, la capital tibetana permanece aislada al exterior y bajo control de las fuerzas de seguridad chinas, sin que se permita la entrada a periodistas extranjeros, y tras la evacuación de centenares de turistas.

Temas relacionados