"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

Cuba suma nuevo sitio de arte rupestre aborigen a su patrimonio arqueológico

Espeleólogos cubanos descubrieron un nuevo sitio de arte rupestre en una cueva de la provincia de Granma (oriente), en una zona en la que hasta el momento no se habían identificado rastros de la cultura aborigen en la isla, publican hoy medios oficiales del país caribeño.

Archivo particular

En la cueva, situada en la Sierra Maestra, al sureste de la localidad de Guisa, se halló un grupo de petroglifos (tallas o incisiones hechas en la roca) que datan de la época precolombina.

El hallazgo es el primero de su tipo reportado en esa parte de la geografía granmense, aseguraron al estatal diario Granma los descubridores, miembros de la Sociedad Espeleológica de Cuba.

Esta nueva localización "reviste particular importancia" porque los siete sitios de arte rupestre identificados con anterioridad en Granma se concentran todos al sur del territorio, en las inmediaciones de Cabo Cruz, nombrado Cabo de la Santa Cruz por Cristóbal Colón a su llegada, el 3 de mayo de 1494.

El nuevo sitio fue registrado como La cueva de Runel, bajo el número 302 en el Registro Nacional del Arte Rupestre Cubano, uno de los más completos de su tipo en la región, según especialistas.

Este compendio incluye pictografías y petroglifos realizados de manera intencional en cavernas, solapas, grutas y rocas por grupos o poblaciones asentadas en el archipiélago cubano, previo al descubrimiento de América.

Antes de la llegada de Colón, en octubre de 1492, en la isla se estima que vivían unos 300.000 aborígenes, considerados pacíficos y agrupados en tres grupos principales: los guanatahabeyes, siboneyes y los taínos, estos últimos ceramistas.

De acuerdo a un censo realizado en 2013, en Cuba se han registrado 3.268 sitios arqueológicos aborígenes -desde cuevas ceremoniales con arte rupestre hasta cementerios o talleres líticos- de los cuales más de 1.800 estaban sin registrar en aquel momento.

El pasado junio los medios oficiales cubanos publicaron que debido a la fuerte sequía, la más intensa del país en los últimos 110 años, se descubrió un nuevo asentamiento de aborígenes del siglo XVI, en la presa "Zaza" (centro), la mayor de la isla.