La casa sostenible de la Universidad Pontificia Bolivariana

Retomando la construcción y diseño de vivienda sostenible de un proyecto de 2015, la institución inauguró Hábitat - Smart Living Lab, una solución de vivienda amigable con el ambiente que proponen desde la academia para el país y que proyectan como un laboratorio para evaluar las nuevas tecnologías.

La casa Hábitat - Smart Living Lab está en el campus de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Cortesía Universidad Pontificia Bolivariana.

Lo que antes era la Casa Yarumo, propuesta de vivienda con la que la Universidad Pontificia Bolivariana participó en la competencia internacional de vivienda sostenible, Solar Decathlon Latinoamérica y el Caribe 2015, en Cali, ahora es la casa Hábitat Smart Living Lab, un laboratorio pensado desde la academia para el aprovechamiento energético.

Durante la competencia, en 2015, la universidad fue premiada por el balance energético y el diseño arquitectónico de la casa en la que trabajaron 32 estudiantes y 7 docentes de diferentes facultades de la UPB en su etapa inicial. La casa, que respondía a un prototipo de vivienda de interés prioritario, fue trasladada a la sede de la universidad en Medellín y retomada por la Micro-Red Inteligente de la UPB y el Materfad – Centro de Materiales UPB - para su rediseño dentro del campus.

Se trata de una construcción de 80 metros cuadrados en la que los espacios destinados a una habitación, sala, cocina o comedor se convirtieron en laboratorios para medir la utilización de energía fotovoltaica (páneles solares), el aprovechamiento de los desechos orgánicos para la creación de biogás – que permite generar energía – y la reutilización de aguas lluvias.

Gabriel Jaime López Jiménez, líder de la Micro Red, explica que Hábitat – Smart Living Lab es una vivienda construida desde los pilares de resiliencia, eficiencia y sostenibilidad. Resiliencia, para entender el cambio climático, responder a la escasez de alimentos a través de la micro agricultura urbana y fomentar la apropiación tecnológica de la sociedad. Eficiencia, desde el punto de vista tecnológico, creando sistemas de domotización que ayudan a su confort. Y, sostenibilidad, pensando en la creación de un laboratorio vivo para permitir que la comunidad conozca más sobre las energías renovables. “Dentro del proyecto queremos evaluar las tecnologías. No es un piloto, es un prototipo abierto a la comunidad donde los invitamos a aprender a usarla”, asegura López, doctor en Ingeniería.

El diseño también pretende fomentar la movilidad eléctrica a través de un automóvil y tres bicicletas eléctricas que se desarrollaron en los grupos de investigación de la institución. Además, implementaron el concepto de micro agricultura urbana a través de huertas que están al exterior de la casa.

casa_2_recortada.jpg

Descripción: 
Huerta urbana - Cortesía Universidad Pontificia Bolivariana
Autor: 
Universidad Pontificia Bolivariana

Huerta urbana - Cortesía Universidad Pontificia Bolivariana.

Hábitat – Smart Living Lab cuenta con dos habitaciones que servirán para comparar las variables de confort de un espacio diseñado bioclimáticamente – usando iluminación y ventilación natural – y otro equipado con aire acondicionado para controlar el ambiente del lugar a partir de la domótica. “El objetivo es ver qué tan eficiente es hacer una construcción con bioclimática o instalar un sistema de aire acondicionado controlado”, afirma Ánderson Quintero Valencia, investigador y magíster en transmisión y distribución de energía.

La casa, acompañada del sistema de movilidad eléctrica y la huerta urbana, funcionará como un laboratorio dentro de la Universidad Pontificia Bolivariana, para evaluar las tecnologías y explicar a los ciudadanos cómo usarlas.