El concierto se realizó este martes 6 de marzo

Gustavo Dudamel y la Filarmónica de Viena: mucho más que música

El director venezolano y la orquesta austriaca unieron sus talentos en beneficio del programa “Cien Mil Niños al Mayor”. La gala artística fue patrocinada por la familia Santo Domingo.

En la gala en beneficio del programa “Cien Mil Niños al Mayor” se unieron por primera vez en Colombia el director venezolano Gustavo Dudamel y la Orquesta Filarmónica de Viena. / Terry Linke

Desde que comenzó en la dirección de orquesta, Gustavo Dudamel tiene claro que la música es una interacción. Él simplemente es un guía. Su misión es cederles el protagonismo a los verdaderos gestores de la magia, que son el compositor y, por supuesto, los músicos ejecutantes de la agrupación en gran formato. Lo dice el venezolano con conocimiento pleno, porque en varias oportunidades ha realizado el ejercicio de mover las manos, con batuta incluida, sin tener enfrente a los músicos, y sus indicaciones no han tenido eco. No suena nada. No sucede nada a su alrededor. Por eso, su rol depende de estar rodeado por los cómplices indicados.

Según Dudamel, para pararse enfrente de una orquesta hay que estar muy bien preparado. Su misión en escena es mostrar la mayor credibilidad posible para tratar de convencer a los 50, 100, 200 o 1.000 músicos que lo miran todo el tiempo, de que la única verdad la tiene su batuta. Para el director de 37 años, se trata de un trabajo psicológico, metafísico, y la duración de las obras interpretadas se transforma siempre en segundos emotivos para la vida tanto de los artistas como de los espectadores.

“La música no la vemos, la sentimos, es un efecto físico a raíz de una armonía. La subjetividad es muy bella y puede crear alegría, nostalgia, esperanza, dependiendo de quien esté escuchando lo que se interpreta sobre el escenario”, comentó Gustavo Dudamel, quien este martes 6 de marzo unió su talento al poderío contundente y sublime de los integrantes de la Orquesta Filarmónica de Viena en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, en Bogotá.

A Gustavo Dudamel y a la Orquesta Filarmónica de Viena los une la música, el abordaje de las obras de compositores de múltiples períodos, y ahora su vínculo fue afianzado gracias a su participación en el programa benéfico “Cien Mil Niños al Mayor”. Se trata de una iniciativa que tiene como protagonistas a niños de colegios e instituciones públicas de los sectores menos favorecidos de Bogotá, y su propósito es que descubran en este auditorio capitalino los diferentes lenguajes de la creación artística contemporánea, de la música en general y de las artes escénicas.

Los niños asisten al Teatro Mayor a ver espectáculos de música (sinfónica, ópera, rock y propuestas folclóricas) circo, danza y teatro en sus diversas y variadas manifestaciones. “Con programas como este, buscamos cambiar la vida de estos niños a través del descubrimiento de los lenguajes de las artes escénicas; queremos que se den cuenta de que se puede soñar y que la vida puede ser diferente”, manifiesta Ramiro Osorio Fonseca, director del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo.

“Cien Mil Niños al Mayor”, programa que recibe como donación los recaudos de la gala de este martes 6 de marzo, tiene diferentes componentes. El primero es el Descubrimiento de los lenguajes de las artes escénicas e incluye la asistencia al espectáculo en las salas del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo y un programa didáctico. El segundo es Propiciar la capacidad creativa, a través de elementos como el material audiovisual, y Visita al teatro, un taller de desarrollo de la creatividad a partir de las artes escénicas y la visita de campo a colegios, entre otros.

Desde que comenzó el programa, en 2014, se han beneficiado 195.493 estudiantes de 616 colegios públicos y fundaciones de las 20 localidades de Bogotá. Del total de asistentes, el 39 % tiene entre 4 y 8 años, el 31 % entre 8 y 12 años, el 26 % más de 12 años y el 4 % restante corresponde a los maestros.

La idea es que esas cifras en beneficio de los niños se multipliquen. Por eso, se diseñó esta gala patrocinada por la familia Santo Domingo y que reunió en un mismo escenario a dos nombres relevantes dentro del ámbito de la música académica: Gustavo Dudamel y la Orquesta Filarmónica de Viena, interpretando obras de Johannes Brahms (1833-1897) y de Piotr Ilich Chaikovski (1840-1893).

Tal vez no exista otro conjunto musical asociado de manera más estrecha con la historia y la tradición de la música clásica europea que la Orquesta Filarmónica de Viena. Desde su creación por Otto Nicolai, en 1842, este colectivo en gran formato ha recibido generosos comentarios por parte de prominentes figuras de la música. Por ejemplo, el compositor alemán Richard Strauss (1864-1949) manifestó: “Todos los elogios a la Filarmónica de Viena son insuficientes”.

Esta reconocida agrupación regresó al Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo luego de su presentación en 2016, en aquella oportunidad con la batuta del director ruso Valery Gergiev. Esta vez lo hizo bajo la guía de Gustavo Dudamel, director titular de la Filarmónica de Los Ángeles y la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, y uno de los más prestigiosos de su generación.

La música vuelve a demostrar que derriba fronteras, que une sociedades y que es capaz de cumplir los sueños de todos estos jóvenes que hacen parte del programa “Cien Mil Niños al Mayor”.

 

últimas noticias