Tiger Woods vuelve a acaparar la atención en el Masters de Augusta

El estadounidense, ganador de los Masters de 1997, 2001 y 2002, regresa al escenario de su primer major tras dos años de ausencia.

Tiger Woods, golfista norteamericano. AFP

El regreso de Tiger Woods, después de cuatro temporadas de recuperación física y mental, es el principal foco de atención de los espectadores y los medios de todo el mundo convocados esta semana en Augusta National para la 82ª edición del Masters.

Diez años después, el Tigre, ganador de los Masters de 1997, 2001 y 2002, y de once grandes más hasta 2008, ha regresado al escenario de su primer major tras dos años de ausencia y ya ha despertado los rugidos de sus devotos seguidores con varios eagles durante las rondas de prácticas.

"En este campo, si lo juegas bien una vez es más fácil repetir. Y Tiger sabe como jugar muy bien en Augusta", dijo el danés Thomas Bjorn, capitán del Equipo Europeo de la Ryder Cup de 2018, que predijo la victoria del español Sergio García en 2017 y este año se decanta por dos estadounidenses, Woods y Jordan Spieth, ganador de la chaqueta verde en 2015.

Si bien esta versión de 42 años de edad del Tigre sigue imponiendo respeto, sus rivales recuerdan que los tiempos han cambiado y la competencia ha aumentado. "Tiger está jugando obviamente a buen nivel y lo está demostrando, pero la competencia es ahora es mucha más amplia y compacta de lo que era hace 15 años", dijo Sergio García, defensor del título que acaba de ser padre y ha llamado a su hija Azalea en referencia al hoyo 13 de Augusta National.

Woods y García forman parte de un grupo de veteranos con alrededor de una veintena de participaciones en Augusta, como el estadounidense Phil Mickelson, ganador de los Masters de 2004, 2006 y 2010, que viene de confirmar su estrellato a los 47 años con una victoria en el Mundial de México. "El Masters es el Masters. Los últimos que han ganado no estaban dentro de los mejores con el putt. Los que tienen más experiencia tiene alguna ventajita, pero puede ganar cualquiera", puntualizó el argentino Ángel Cabrera, ganador de la chaqueta verde en 2009.

Aunque todos tienen posibilidades, entre los 87 convocados este año en Augusta destacan también el estadounidense número uno del mundo Dustin Johnson, que no pudo participar por una lesión de última hora en 2017, el inglés Justin Rose, que perdió el desempate con Sergio García, y algunos constantes favoritos, como el norirlandés Rory McIlroy. "Soy muy consciente de lo que difícil que es este campo y ganar un torneo como el Masters", dijo a Efe el español Jon Rahm, número tres del mundo y claro exponente, junto con el estadounidense Justin Tomas, de la nueva generación de estrellas del golf aspirantes a la chaqueta verde.

"Parece que este año las condiciones van a ser extraordinarias, hay un montón de gente joven que está en buenas condiciones y la vuelta de Tiger a Augusta hace que sea un torneo un poquito más especial", dijo el veterano español José María Olázabal, bicampeón del Masters (1994 y 1999).