¿Podrá LeBron James contra los Warriors?

El mejor jugador del mundo enfrentará al equipo más sólido y parejo de la última década. Esta vez el triunfo del “Rey” parece una misión imposible. Comienza la gran final de la NBA.

En tiempos premundialistas es inevitable hablar de fútbol. Incluso para los amantes de otros deportes como el baloncesto, cuya final de la NBA, la Liga de Estados Unidos, comienza este jueves.

Por cuarta temporada consecutiva, los Warriors de Golden State enfrentarán a los Cavaliers de Cleveland, la mayor rivalidad de este siglo.

Los expertos coinciden en que será el duelo entre LeBron James, el mejor jugador de los últimos tiempos, y un equipo sólido y con varias estrellas, encabezadas por Stephen Curry, Kevin Durant, Klay Thompson y Draymond Green.

Algo así como la pelea por la Copa Mundo de hace cuatro años entre Lionel Messi del lado argentino y Manuel Neuer, Sammy Kedhira, Tony Kroos y Thomas Mueller en Alemania.

Los Cavaliers, que han sufrido muchos cambios en su nómina durante la temporada, dependen casi exclusivamente de la inspiración de James, mientras que los Warriors tienen varias alternativas para liderar al equipo.

Y eso que durante la etapa clasificatoria los de Golden State tuvieron un rendimiento más bien discreto en comparación con sus anteriores campañas, en las que sumaron más de 70 victorias. Este año ganaron apenas 58 partidos y perdieron 24 en la fase regular, para terminar en la segunda posición de la Conferencia Oeste.

Los Cavaliers no la pasaron bien, 50 triunfos y 32 caídas les alcanzaron para finalizar cuartos en el Este.

Pero tienen a James, quien a sus 33 años sigue demostrando, partido a partido, que es uno de los basquetbolistas más completos de la historia. Fue él quien provocó la remontada en las series contra los Pacers de Indiana, los Raptors de Toronto y los Celtics de Boston, contra todos los pronósticos.

Claro que los Warriors están a otro nivel, pues no son equipos en formación y con un gran futuro, sino realidades. Cuentan con Stephen Curry y Kevin Durant, quienes al lado de James Harden son probablemente los mejores jugadores del mundo.

Han ganado dos de los últimos tres títulos y llegan a la final tras remontar un 3-2 ante los Houston Rockets, en una muestra de carácter que pocas veces se les vio a los dirigidos por Steve Kerr.

“La gente me pregunta: ¿Aprecias llegar a la cuarta final de forma consecutiva? Y respondo que sí, porque es muy difícil. Así que todas las sonrisas y los abrazos con tus compañeros y tus entrenadores son merecidos”, dice Curry, lesionado durante buena parte de la temporada regular, pero recuperado ya para la instancia decisiva.

Lo de James es aún más impresionante. Ha jugado las últimas ocho finales de la NBA y en todas ha sido determinante. “Estamos preparados para vivir de nuevo la misma experiencia de no ser los favoritos, pero es algo que para nada me preocupa. El objetivo era estar en la lucha por otro título y lo logramos”, aseguró el Rey, quien, como Messi, demostró que no necesita el título para ser el mejor.

 

últimas noticias

Manu Ginóbili, el hijo pródigo de San Antonio