Camisetas: una prenda para contar historias

Prenda democrática y universal. Es el lienzo en el que se narran cuentos y se plantean ideas rotundas. Una pieza cada vez más vigente.

Fotos Dolce & Gabbana / Óscar Pérez / Cortesía

Fue la pieza interior que acompañó a los militares durante la Primera Guerra Mundial. Abandonó los uniformes y llegó al escenario de los obreros por su sentido práctico y fresco para las jor­nadas veraniegas. Ya en los años 60, se impuso como sinónimo de rebeldía y posibilidad de ex­posición de nombres de marcas.

Hoy, este elemento utilitario retoma sus niveles más expresivos para compartir ideolo­gías, estados de ánimo y frases que representan a quien las lleva, tal y como ocurre con las ca­misetas alusivas a disciplinas deportivas. Algo así como “te luzco y les hablo a los demás” o “mi camiseta dice lo que pienso”, “mi t-shirt me re­presenta”.

Dos palabras se unen en nuestro medio a través de la camiseta: expresión y emprendi­miento. Jóvenes empresarias y diseñadores han encontrado en este lienzo de algodón la oportu­nidad para crear –a bajo y media­no costo– y para establecer una conexión de ideas y emociones con sus consumidores.

 

OPL_7309

La camiseta Colombianísima, que lució la exprimera dama ‘Tu­tina’ de Santos, cuando acudió a votar en la segunda vuelta, gene­ró una pequeña revolución. ¿Qué mensaje quiso enviar? ¿Dónde la adquirió? ¿Cómo puedo te­ner la mía?

La respuesta la tenía la marca barranquillera Quote Me (@qm_quoteme en Ins­tagram), creada hace un año por Cristina Dieppa y María Carolina Badel, apasionadas por la moda y las frases.

“Disfrutamos mucho creando los conceptos y bus­cando formas de comuni­cación simples y efectivas”, dicen. Y es que, además de la Colombianísima, sus cami­setas regionales han sido la sensación. “En el caso de las regionales las creamos por­que todas las personas nos sentimos orgullosas de dónde venimos y queremos que la gente entienda qué es ser costeña, rola, caleña, santan­dereana, paisa u opita. Deci­dimos hacer las definiciones en inglés, pues es el idioma universal y queremos que cualquier persona entienda lo que significa ser parte de cada región”.

En un año de trabajo, Quote ha vendido 5.000 ca­misetas y 3.000 de manga larga, dentro y fuera del país.

Color y vida

Hay más casos de empren­dimiento, que vieron en esta prenda democrática y universal –porque la cami­seta nunca pasa de moda y a todos nos va bien– la posi­bilidad de hacer empresa y generar empleo.

Alejandra Parra, diseña­dora de modas de Medellín, creó hace 18 meses la marca Malala (malalabyalejandra­parra). Como compradora de camisetas estampadas se preguntaba por qué no las encontraba con bordados de calidad, como valor agrega­do, y sí lo hacía, eran muy cos­tosas. Empezó a diseñar para ella – siempre en lenguaje positivo o divertido– frases y animales en bordado mez­clado con aplicaciones en sin­tético. Y encontró respuesta en sus clientes, cautivados en sus redes sociales, que hoy lucen vibrantes piezas con corazones, abejas, estrellas, coronas y frases como “Flo­res todos los días”, “Los besos son magia” y “Soy la reina”.

 

fullsizeoutput_8ce8

Maga es la marca de la diseñadora de modas Cris­tina Monsalve, quien em­pezó convencida de que una prenda versátil y atemporal era una buena oportunidad de negocio. Eso sí, una pren­da económica, para llegar a todas las mujeres. El auge de los mensajes o las talking clothes q ue i mpuso D ior hace dos temporadas con su camiseta feminista le dio la pista para dedicarse a este segmento. En sus diseños se leen palabras como “Grati­tud”, “Colombiana”, “No pido más”, “Más amor”, “Menos drama”, “Vida bonita”, “No como cuento”. “Maga es lo mejor que me ha pasado”, asegura ella con emoción. Seguramente las mujeres que usan sus prendas sien­ten algo parecido.

Ha recibido una respuesta que supera sus expectativas y le emociona saber que cada compradora recibe la histo­ria positiva que Maga (maga_ bazar) quiere transmitir.

Prendas que son historia, empleo y empresa. ¡Larga vida a la camiseta!

ASÍ, SÍ

IMG_0989

 

Algunas ideas para apropiarse de la camiseta, con la certeza de que a todas nos va bien. Cada una aporta sus toques  personales.

1. Con sastre: Un toque de frescura al traje masculino, que se ha convertido en el aliado perfecto para la oficina.

2. Falda y fiesta: Una falda de fiesta y una camiseta logran un resultado atractivo y casi rebelde.

3. Falda y calle: Para refrescar piezas que se consideran excesivamente formales, nada como la compañía de una camiseta.

dolce-and-gabbana-fall-winter-2018-19-women-fashion-show-runway-38

Dolce & Gabbana: La casa de moda italiana siguió los pasos de Dior, que sonó en todo el mundo por su camiseta que decía “Todas deberíamos ser feministas” .

 

 

últimas noticias