Hernando Giraldo: “La máquina más sofisticada del universo es el cerebro del homo sapiens bebé”

Hace diez años este publicista e investigador pedagógico se enganchó con la pedagogía infantil y creó, junto con cuatro socios, la Editorial Bebé Genial. Trabaja con un equipo de 150 personas con quienes desarrolla productos lúdicos para el aprendizaje. En la actualidad, 50.000 niños de Colombia, México, Costa Rica, España y Panamá recurren a su metodología.

Fotos: Daniel Álvarez.

Mi cerebro guardó con exactitud y lucidez esos momentos de la infancia en que mi mamá ponía casetes en el equipo de sonido de la casa para oír cuentos a mi lado mientras los leíamos juntas. El valor emocional de esos recuerdos llevó a que hoy los lleve imborrables en mi memoria y a que recuerde con nitidez mis historias favoritas y esas que me daban miedo.  Conscientes del poder de esos instantes, la Editorial Bebé Genial trabaja para replicar experiencias como la mía para muchos otros niños. 

Todo comenzó cuando un cliente de la agencia de publicidad en la que trabajaba Hernando Giraldo los contrató para hacer los videos de una cartilla de lectura para niños. Desde ese momento, la pedagogía pasó a ser parte del día a día de este publicista colombiano. Investigó con pasión y lo que aprendió lo puso en práctica con su hijo. 

En medio de sus lecturas encontró un texto que decía que los niños son genios lingüísticos y tienen la capacidad de aprender hasta siete idiomas. Le pareció un dato fascinante y tomó la decisión de buscar la manera en  que los papás podrían estimular el desarrollo de ese potencial.  

Para ello, estudió Programación Neurolingüística y aprendió todo lo necesario sobre pedagogía infantil: métodos, avances, estudios... Luego de nutrirse con conocimiento, vinculó este con la tecnología  para crear su primer proyecto: ‘Método bebé políglota'.

El primer país interesado fue México, seguido de Brasil, donde le solicitaron una validación científica antes de adquirirlo y distribuirlo. Tomás Ortiz Alonso, director de investigación de la Universidad Complutense de Madrid, corroboró que el cerebro de los niños se transforma con un entrenamiento neuronal multilingüe. Con este aval, desarrollaron una ‘vacuna’ contra el monolingüismo, así como otros proyectos para combatir el analfabetismo. 

P: ¿Cuál es el potencial del cerebro infantil?
R: La máquina más sofisticada del universo es el cerebro del homo sapiens bebé, que solo está desarrollado en un 40% cuando nace. Termina de madurar por fuera del vientre y esa es una gran oportunidad que tenemos como papás y como sociedad para formarlo.

P: ¿Por que es importante hablar de pedagogía infantil?
R: Para hablar de educación no podemos tener como un tema menor los niños de preescolar, no es correcto darle fuerza a la educación en niveles de bachillerato o universidad, porque ya es demasiado tarde para pretender preparar en realidad al cerebro. Si como sociedad queremos oportunidades para el futuro, necesitamos volcarnos a ese cerebro infantil y darle todas las herramientas que necesita para su desarrollo óptimo. 

P: ¿Quiénes deben involucrarse en la pedagogía infantil?
R: Los papás, la familia, los docentes. La educación no solo se da en el colegio, debe ser compartida y comenzar en casa, allí se forman muchísimos valores, hábitos y comportamientos, mientras que en el colegio, normalmente, se aprende contenido. ¿Cuál es el principio de aprender? ¿Adquirir conocimientos? No, lo que se debe aprender es a pensar.

P: ¿Cuál es el momento más lúcido en los niños? 
R: De los cero a los seis años es la etapa más importante de la vida, ya que el cerebro tiene la mayor posibilidad de captar información, aprender y formarse en todos los ámbitos. Hasta esa edad hay oportunidad de estimularlo. 

P: ¿Hay algún área que se deba trabajar más que otra en los niños? 
R: Las que uno quiera, el cerebro está diseñado para ser programado con lo que se desee. Si los papás quieren programar los cerebros de los hijos para que sean políglotas, lo pueden hacer. El adulto define la arquitectura del cerebro. Eso, en cierta medida, es triste, porque puede que el niño quiera ser pianista o futbolista, pero depende, en esos primeros años, de lo que le inculquen sus papás. Cuando ya se perciben sus gustos, es posible hacer un camino conjunto.

P: ¿Qué errores se están cometiendo en la pedagogía infantil?
R: Los niños no son robots, vienen con una disposición hacia los gustos y eso se debe potenciar. El error más grave es subestimar al niño con un “No puede” o “Está muy pequeño”. También lo es no entender que esa maquinita está copiando todo y se debe dar ejemplo. Hay que permitirles experimentar y disfrutar todo lo que le interese, pero con control para que exista un propósito. Hoy hay un gran déficit de tiempo. Los niños son huérfanos digitales, ya que los papás les facilitan la tableta o el celular para distraerlos mientras ellos revisan sus redes sociales. Los hijos ya no pelean con el trabajo de sus papás, si no con las redes. No se trata de no revisarlas, sino de dedicarles tiempo de calidad a los hijos, esa es la clave.

P: ¿Por qué es tan importante dedicarles tiempo a los hijos?
R: Porque es en esos momentos  cuando se hace el pegamento emocional. El conocimiento queda, pero lo que hace que realmente se impregnen las cosas es compartirlas. Es decir, las neuronas pueden ser los aviones que van para aquí y para allá, hay miles a diario haciendo eso, pero el cerebro emocional es la torre de control. Ese tiempo mejora su autoestima, les da seguridad y genera que todo el sistema emocional y el desarrollo evolutivo se afiancen, nada ni nadie pueden suplirlo. La sociedad muestra que muchas veces la gente vive traumatizada porque los papás no estuvieron.

_DEA5615

P: ¿Cuáles son los proyectos de Editorial Bebé Genial?
R: Son tres y engloban el entrenamiento neuronal multilingüe. El primer producto es Método Bebé Políglota, que está enfocado en que el papá sea autónomo en la casa y comparta con su bebé mientras él aprende. Viene con una cartilla, unas emoticartas para que el niño repita, un lápiz lector y 10 DVD con 16 clases que enseñan lo básico del lenguaje en siete idiomas (mandarín, inglés, alemán, francés, portugués, italiano y español). Tiene diferentes categorías: colores, animales, profesiones, lugares y demás. Las clases tienen animaciones en 3D y la música es orquestada, tomamos los patrones sonoros de un idioma y los adaptamos para reforzar el proceso. La idea es que el niño llene las frases en la cartilla y haga la pronunciación adecuada para recibir un premio. Está dirigido a niños de 4 a 6 años.

Cuando comenzó a venderse en los colegios de México, las preguntas de las profesoras para poder usarlo en grupo no paraban, pero como no estaba diseñado para eso, creamos ‘Polyglot Word’. Este incluye una cartilla, un CD, emoticartas y una plataforma educativa para que los profesores puedan realizar sus clases y reforzar el conocimiento. La actividad consiste en ver un video, hacer una actividad, escuchar y repetir en cinco idiomas (español, inglés, alemán, francés y mandarín). Está dirigido para niños de 2 a 6 años. Con este producto llegamos a 50.000 niños, en 350 jardines y casi todos son de estrato medio y medio bajo.

_DEA5626

El tercer proyecto es Pavinchi Cuentos. Se creó porque ya no son muchos los papás que educan a los hijos en casa, pues hay nanas y jardines con horario extendido, así que los niños se ven solo un par de horas con los papás. Pensando en eso, recopilamos y adaptamos 365 cuentos de todas las culturas del mundo para generar ese tiempo necesario en familia durante cinco o siete minutos al día. Creamos una aplicación con realidad aumentada para la narración visual de cada cuento y a Pelusa, el personaje principal de todo este viaje, quien, a través del lápiz parlante, narra a los niños el cuento que ellos quieren. De hecho, sí alguno de los padres está fuera de casa, puede grabar la lectura del cuento con su voz y no perder esa conexión. Nuestra tecnología educativa es a través de píldoras audiovisuales, donde vienen todos los fonemas y sonidos que los niños necesitan. Método Bebé Políglota y Polyglot World se deben utilizar durante 10 minutos, dos veces al día, por 9 meses seguidos, sin contar vacaciones y fines de semana. El cerebro va a tomar toda esa estimulación y la dejará prendida para toda la vida. 

P: ¿Por qué incluyeron la tecnología?
R: La usamos por un propósito específico: el lápiz lector nació por una necesidad, no por tener un gadget. Cuando no existía este lápiz, los papás pronunciaban como creían que debía ser, pero no lo hacían correctamente, por eso se desarrolló y acopló a todos los proyectos. El lápiz lee un scanner y, al hacerlo, reproduce una grabación que ya está programada, dependiendo de la cartilla o el cuento. Por otro lado, la realidad aumentada es algo que motiva mucho al niño, lo entretiene y a la vez le deja una enseñanza. En la música también usamos tecnología.

P: ¿Cuál es el valor del juego en la pedagogía infantil?
R: La educación es sinónimo de juego. Un niño, con todo lo que tiene a su alrededor, arma cosas, crea, imagina, visualiza y, en ese momento, no solo está jugando, está creando una habilidad. El juego es muy serio.

_DEA5600

P: ¿Por qué es importante que les leamos a los niños o que se acerquen a la literatura? 
R: Porque los libros son una máquina de conocimiento, una extensión de la memoria. La lectura es fundamental para la arquitectura del cerebro, porque este necesita aprender y lo hace leyendo, entonces crear ese hábito es fantástico, pero él debe ver el ejemplo en casa. De esa manera se genera un hábito, se aprende vocabulario, se practica la pronunciación, se desarrolla la imaginación, se estimula la creación y  se abre un mundo de posibilidades para el niño.

P: ¿Qué aporta la tecnología en este sentido, en el de contar cuentos?
R: Que lo hace agradable, que le permite al niño tener experiencias, a través de la narración audiovisual o sonora. La tecnología hay que usarla e incluirla adecuadamente porque es el lenguaje e idioma de los niños de este siglo, que usan con frecuencia el celular, el iPad, Internet, la televisión en streaming. Hay una ventaja en este momento: los niños leen más, 3,1 libros al año, mientras un adulto lee dos.

P: ¿Por qué en estos tiempos se ha estigmatizado la tecnología en relación con los niños?
R: Porque se usa mal y los papás permiten que pasen cosas fatales. La tecnología no es mala, es una herramienta que puede servir para muchas cosas positivas, pero depende de cómo se usa. Los papás creen que deben anestesiar a los niños para que “no molesten” y “estén distraídos". En vez de salir con ellos a caminar, jugar, correr, saltar; lo que hacen es enfermarlos física y emocionalmente. ¿Ellos pueden hacer uso de los aparatos tecnológicos? Sí, pero con horarios y control. Por otro lado, hay orgullo cuando les abren Facebook. Como solo tienen ocho años, los papás ingresan información falsa; además de enseñarles a mentir, los exponen al peligro actual de Internet para luego arrepentirse, si sucede algo. 

P:  ¿De qué otra manera se puede estimular el cerebro de los niños para el aprendizaje de idiomas? 
R: Como los idiomas son música, hay que colocarles muchos sonidos y ritmos en dosis adecuadas. Los muñecos animados que vean pueden ser en otro idioma. Que si existe la posibilidad de que vaya a un jardín donde hay niños que hablan otro idioma, que vaya. Pero, además, el cerebro debe tener unos procesos idóneos para captar esa información y hay cinco claves importantes:

1. Alimentación sana. Frutas sin ser procesadas, vegetales, pescado, almendras, nueces.

2. Descanso. El cerebro necesita descansar, irse a dormir temprano sin ver televisión antes, sin ruido y sin mucha luz, de esa manera entrará en un sueño profundo y recuperará la energía que necesita para el otro día. 

3. Hidratación. No solo cuando se tiene sed. Tomar agua en todo momento permite que el cerebro esté mucho más dispuesto.

4. Oír música. Es importante ponerles todos los sonidos y ritmos. Música clásica, sobre todo.

5. Viajar y acercarse al idioma. Sí hay un restaurante chino, llevar al niño y que le hablen en ese idioma.

 

últimas noticias