El título para PlayStation 4 se lanzará el viernes 7 de septiembre

Spider-Man: de la precuela en el papel a la acción del videojuego

La publicación de la novela “Spider-Man: Hostile Takeover”, de David Liss, ha elevado las emociones por el estreno de uno de los videojuegos más esperados del año.

Spider-Man: Hostile Takeover, de David Liss, es la novela que precede el lanzamiento del videojuego, que se hará el próximo viernes. / Sony PlayStation

El pasado 21 de agosto, el escritor estadounidense David Liss publicó Spider-Man: Hostile Takeover. No es un cómic ni un recuento del Peter Parker que hemos conocido en las entregas de Marvel; es una novela, una precuela y una preparación para uno de los videojuegos más esperados del año.

La historia de esta novela se centra en Spider-Man mientras se enfrenta a Blood Spider, un villano que toma su apariencia para cometer crímenes. Simultáneamente, tiene que lidiar con otro: Wilson Fisk o Kingpin. Y, por si fuera poco, tiene que cumplir con un horario laboral y soportar el odio de su jefe, al tiempo que desea mantener su relación con Mary Jane. ¿Qué tan cool es ser un superhéroe? Peter Parker suspiraría al pensar en la respuesta.

De esta forma, Spider-Man: Hostile Takeover le da al lector la historia detrás de estos personajes hasta el momento en que Spider-Man vence a Fisk. En este sentido, ¿por qué introducir a Fisk cuando al comienzo del videojuego ya ha perdido? Esta es una de las cuestiones que la novela deja en el aire, a criterio de los fanáticos.

Por extraño que parezca, la novela no goza de muchas escenas de acción. En su lugar, Liss optó por una narración más lenta y cadenciosa para, así, explorar con mayor profundidad las relaciones que rodean a Peter Parker. Ya el videojuego se encargará de las maniobras, los ataques y la ribombante acción. Por ahora, lo importante es ponerle un trasfondo a la adrenalina que se viene y entender al personaje con el que se va a jugar.

A lo largo de la novela se nombra a una serie de villanos que ya son conocidos en el mundo de Marvel. Están Rhino, Shocker, Escorpión, Lagarto y Electro. Asimismo, la relación entre Mary Jane y Parker es bastante tensa, pero no por el tiempo que le debe dedicar a su traje arácnido, sino porque ella insiste en investigar a Fisk y él insiste en mantenerla fuera de peligro. La Mary Jane de esta novela, a diferencia de sus versiones pasadas, es una chica independiente, más temeraria y mucho más dispuesta a enfrentar el peligro por su cuenta. Su fuerte caracterización da para que no solo sea proyectada como “la novia de Peter Parker”, sino que también tenga su propia trama y objetivos como personaje. Finalmente se encuentra Echo, la chica adoptada por Fisk, quien busca venganza y cree que Spider-Man es el responsable de la perdición de su padre. Puede que, a primera vista, se vea como una caricatura, pero Liss, al darle punto de vista, le otorga complejidad y alguna que otra faceta simpática.

La familia Osborn, por su parte, merece un análisis especial. Para esta novela, Norman Osborn ya se encuentra urdiendo sus intrigantes complots, pero el texto no detalla cuáles son sus planes. Harry, por otro lado, sufre ciertos episodios que lo afectan psicológica y físicamente, y la novela tampoco explica exactamente qué es lo que le ocurre. Teniendo en cuenta la importancia de estos personajes en los cómics de Spider-Man, la negativa de profundizar en los Osborn solo puede significar que tendrán un papel primordial en el videojuego.

En conclusión, la precuela de Spider-Man ayuda a que los fans exploren la personalidad y las motivaciones de cada uno de los personajes. También deja “pistolas de Chéjov” entre las páginas para que se “disparen” en el videojuego, entreteje una red de misterios que explotarán en los mandos de los jugadores y hace que el videojuego, que estará disponible solo para PlayStation 4, cobre más sentido. Ahora sí ya están preparados para disfrutar de Spider-Man una vez se estrene este 7 de septiembre.