Vuelta a España 2018: Nairo, con la mira en el liderato

El ciclista boyacense demostró este viernes que está en buena forma física y entre sábado y domingo espera sacar las diferencias suficientes para vestirse de rojo. Miguel Ángel López y Rigoberto Urán responden bien.

Satisfecho con su primera exhibición en la montaña, el ciclista colombiano Nairo Quintana aseguró que tuvo buenas sensaciones en la primera etapa con final en alta montaña de la Vuelta a España 2018, ganada este viernes por el local Óscar Rodríguez, sobreviviente de una larga fuga que se fraguó apenas comenzando la jornada y que tuvo como protagonistas a Sergio Luis Henao y Jonathan Restrepo.

Con los escapados peleando por el triunfo parcial, a los favoritos al título de la carrera no les quedó opción diferente a recortar diferencias y pelear entre ellos en los kilómetros finales de la exigente subida a La Camperona.

Y entre ellos quien mejor respondió fue Nairo, que al final cruzó la meta en el puesto 21 y le sacó seis segundos al australiano Simon Yates y 17 y algo más al resto de candidatos, incluidos Miguel Ángel López y Rigoberto Urán.

El jefe de filas del equipo Movistar admitió que “las diferencias no han sido exuberantes, pero es importante ir recuperando tiempo poco a poco para coger la camiseta roja e intentar ganar la Vuelta”.

El boyacense ahora es tercero en la general, a 1:42 del líder, Jesús Herrada, quien seguramente el fin de semana perderá esa posición, y a 8 segundos del segundo clasificado, Yates.

“Toda la etapa fue muy dura. No hemos podido ni alimentarnos. Se ha formado la fuga, el equipo del líder ha tirado cuanto ha podido y luego hemos entrado nosotros a trabajar. Al final fue un repecho muy corto y muy explosivo, más de las características de otros corredores, porque yo necesito puertos más largos para hacer más diferencias”, aseguró.

“Sacamos algunos segundos, pero se agradecen cuando son a favor”, agregó antes de destacar: “Tuve buenas sensaciones y buenas piernas. Espero que sábado y domingo sea igual”.

El colombiano consideró que Yates “es por ahora el rival a vencer, el que se ve más fuerte”. De hecho, el británico fue el único que aguantó su paso en la subida final, en la que Nairo impuso un nuevo récord. Ascendió en 11 minutos y 55 segundos, a un promedio de 14,60 kilómetros por hora, con lo que superó la marca que él mismo había impuesto en 2016, con 12:08, a una velocidad de 14,34 km/h.

“Al final lo invité a que ayudara a poner paso, pero no quiso. Me ha tocado a mí esta vez. Por fortuna al menos logré arañarle unos segundos y ver que no pasó adelante porque no tenía mucho con qué”, explicó.

Este sábado se disputa la etapa 14, entre Cistierna y el alto de Les Praeres, un recorrido de 171 kilómetros con cinco premios de montaña, uno de tercera categoría, uno de segunda y tres de primera, incluido el último en la línea de meta.

 

últimas noticias