Nairo Quintana es tercero y Miguel Ángel López cuarto

La Vuelta a España se puso a mordiscos

El francés Thibaut Pinot ganó en Lagos de Covadonga y Simon Yates mantuvo el liderato. Nairo Quintana es tercero y Miguel Ángel López cuarto. Los escarabajos coincidieron en que “las fuerzas están muy parejas, pero todavía hay terreno para atacar”.

Miguel Ángel López (der.) y Nairo Quintana, los mejores colombianos en la general de la Vuelta a España. / EFE

Pasó el fin de semana montañoso en la Vuelta a España 2018 y, a diferencia de lo que se pensaba, la carrera quedó más abierta que antes.

Eso sí, varias cosas quedaron claras. Una, que el líder, el británico Simon Yates, del equipo Mitchelton, está muy fuerte. Otra, que de los tres colombianos que aspiran al título, Miguel Ángel López, del Astana, es el que mejor se ha visto.

Claro, también es evidente que faltan seis etapas y que cualquier cosa puede pasar. Eso lo reconocen los 10 primeros de la general, separados apenas por algo más de tres minutos, un margen todavía corto teniendo en cuanta que mañana se disputará una contrarreloj plata de 32 kilómetros y quedan tres duras llegadas en alto, las de miércoles, viernes y sábado.

Ayer, en la etapa reina en Lagos de Covadonga, el ganador fue el francés Thibaut Pinot, quien aprovechó la férrea marcación entre los líderes y atacó a cuatro kilómetros de meta.

Nairo Quintana, que esperaba ansioso esa subida, en la que ganó en 2016, apenas pudo seguir el paso de sus principales rivales y trató de minimizar las pérdidas, así como Rigoberto Urán.

López, cuyo equipo trabajó durante todo el día para dejarlo en la punta al inicio del último puerto, intentó escaparse varias veces, pero fue neutralizado por un Yates que por ahora se ve mucho más fuerte que los demás.

Otra de las sorpresas de la fracción fue la brillante actuación del veterano Alejandro Valverde, quien, aunque trabajó para Nairo Quintana, tuvo arrestos para llegar en el lote puntero y se mantiene segundo en la general.

Eso ha generado dudas en el interior del equipo Movistar, que evalúa ahora cómo y con quién buscar el liderato, pues Nairo todavía no ha brillado, pero generalmente mejora en la tercera semana, y Valverde anda como en sus mejores tiempos, pero podría acusar el desgaste en cualquier momento.

Falta mucho recorrido

Tras la dura jornada de ayer, Quintana, López y Urán coincidieron en que “las fuerzas de todos están muy parejas, pero todavía falta mucho y hay terreno para atacar”.

Se referían específicamente a las etapas de miércoles, viernes y sábado. La primera será sobre 157 kilómetros, los últimos cinco con un ascenso de primera categoría.

El viernes será una jornada similar de 154 kilómetros, con una llegada en subida. Y el sábado, un auténtico serrucho: 97 kilómetros con seis premios de montaña, uno de tercera, uno de segunda, tres de primera y uno de categoría especial en la meta, Coll de la Gallina. Quien salga de allí vestido de rojo podrá celebrar el domingo en el Paseo de la Castellana, en Madrid.

Eso sí, antes de esas batallas en las montañas habrá una importante. La crono de mañana, sobre 32 kilómetros planos, en la que no hay un claro favorito, porque la mayoría de los candidatos al título son parejos en este tipo de esfuerzos, más aún a estas alturas de la temporada.

“Mi equipo y yo vamos a seguirlo intentando. No estamos lejos”, advirtió Rigo. Nairo, por su parte, señaló que “hemos perdido más segundos y eso no estaba en nuestras cuentas, pero hay terreno para recuperarlos. Lo importante es que nos sentimos bien de salud y con ánimo para intentarlo”.

Supermán López, por su parte, agradeció el trabajo de su equipo “y aunque no logré recompensarlo con la victoria en la etapa, me sentí bien y tengo confianza para lo que viene”.

Yates, lejos de sentirse confiado, aseguró: “La crono nos dará pistas, pero todavía falta mucho. Creímos que en Lagos todo se seleccionaría y no fue así. La carretera dirá qué pasa, pero por ahora no hay nada escrito. La carrera está muy dura para todos”.