El gurú del yoga, acusado por violación

Swami Vivekananda Saraswati, el fundador de la academia Agama Yoga, una de las más populares del mundo, fue denunciado por 31 exalumnos por abuso sexual. Juan Ananda, director en Colombia, dijo que habló con el líder y le aseguró que no cometió ningún delito.

La academia Agama, fundada por el Swami Vivekandanda Saraswati, tiene sedes en India, Colombia y Austria. Maxpixel

Swami Vivekananda Saraswati es un reconocido gurú rumano que se hizo famoso en el mundo por ser el fundador de la academia Agama Yoga; ubicada en un refugio en Koh Phangan, una isla al sudeste de Tailandia. Narcis Tarcau, como es conocido en el mundo de esta disciplina, está en serios problemas, pues acaba de ser denunciado por 31 exalumnas que aseguraron que en este centro, creado hace 15 años, se realizaban “retiros espirituales” en los que se facilitaba el sexo con profesores y se llevaban a cabo violaciones. (Lea: 16 personas acusan a famoso gurú de yoga de abuso sexual)

Como lo cuenta el diario The Guardian, además juzgaban el feminismo y desaconsejaban el uso de preservativos. En sus testimonios, 16 personas confesaron que habían sido víctimas de agresión sexual, violación y enseñanzas misóginas, presuntamente, por medio de manipulaciones.

“Definitivamente se sentía como un culto; nos hechizó y la gente tenía una confianza completamente ciega en él y en sus poderes espirituales”, reveló uno de los 16 testimonios recopilados por el periódico inglés. De ellos, 14 son mujeres provenientes de Reino Unido, Australia, Brasil, Estados Unidos y Canadá.

Los relatos incluyen descripciones de cómo Tarcau penetraba a las mujeres con sus dedos en contra de su voluntad, las agitaba agresivamente o realizaba actos sexuales sobre ellas sin su consentimiento. Tres de las víctimas relataron que fueron violadas por el gurú bajo la premisa de curación espiritual, mientras que las otras argumentaron que habían sido agredidas sexualmente en consultas privadas.

“Estábamos en mi casa, de repente me agarró y me forzó. No se detenía cuando le decía ‘por favor, por favor, déjalo’. Me lavaron tanto el cerebro que pensé ‘él es mi maestro, sabe mejor que yo lo que necesito’. Lastimosamente, lo creímos”, dijo otra de las mujeres a The Guardian.

Narcis Tarcau, como es conocido.  / Facebook

La mayoría eligió el silencio como su aliado. Temían represalias en su contra por denunciar estas conductas que, según ellos, la escuela había normalizado. Asimismo, fueron silenciadas por una amenaza de “karma negativo” que, según el gurú, las acompañaría toda la vida. “Te decían que no podías hablar mal de tu maestro. Era una cultura de culpabilidad de la víctima y retribución kármica. Así es como mantienen a la gente callada”, añadió otra testigo.

Flavia Tibucheski, gerente general de Agama Brasil entre 2015 y 2016, habló sin tapujos. Dijo que accedió a tener relaciones sexuales con Tarcau, creyendo que sería una experiencia de curación espiritual. Al darse cuenta de que él solo tenía interés en complacer su propio placer sexual, lo detuvo. Él la acusó de no saber qué era lo mejor para su cuerpo. “Considero que es un asalto sexual, pero sé que muchas mujeres sufrieron más que yo”.

El caso de Tarcau no es el único que se ha presentado en la academia de Tailandia, que llegó a albergar a 200 personas. Recientemente, dos maestros fueron acusados de agresión sexual o violación, por lo que la escuela los suspendió. Ellos, al igual que Tarcau, abandonaron la isla en julio.

La investigación sigue en curso y se espera que el Swami Tarcau rinda declaración ante la justicia de Tailandia el 1° de octubre. Por su parte, Agama, por medio de un comunicado que ya no está disponible en su página web, se disculpó con las supuestas víctimas y pidió no difundir una campaña de odio y mentiras sobre su cultura.

“Me dijo que no ha cometido ningún error”, director de la academia en Colombia

El Espectador se contactó con Juan Ananda, director de Agama Yoga en Colombia ubicada en Sogamoso (Boyacá), para conocer su postura sobre el escándalo.

¿Cuál es su opinión sobre el caso del gurú Tarcau, quien fue demandado por 31 mujeres porque, al parecer, las violó bajo el “poder” que tiene como gurú.

No me consta nada de ese caso.

¿Qué les han dicho desde la sede principal?

No, nada. No me han dicho nada.

Después del escándalo, ¿qué garantías les dan a las personas inscritas en la sede de Colombia?

Cómo así, qué garantías.

Tarcau fue denunciado por 31 alumnos por violación y abuso.

¿Eso a ti te consta? No lo están denunciando, porque no son unos denuncios oficiales.

Las autoridades ya tienen las denuncias, pero están bajo anonimato por las amenazas que han recibido. 

No tenía ni idea de eso. Nosotros como sede Colombia llevamos cinco o seis años. Seguiremos enseñando y se darán los cursos normales.

¿Ha hablado con Tarcau?

Tuvimos una comunicación privada hace dos semanas. Con él compartí muchos años. Nunca vi nada negativo ni hacia otras personas. La última vez que fui a Tailandia fue hace dos años. Sobre todas esas acusaciones, que la verdad ni leí porque no me consta ninguna de ellas, le dije que hiciera una evaluación y si hay un error, ofrecería disculpas públicamente. Al mostrar humildad, las personas lo van a reconocer y la escuela puede seguir. Los humanos cometemos errores. Dudo muchísimo que haya sido violación, ese término es demasiado fuerte y no creo que haya llegado hasta ese punto. Sí creo que ha cometido errores, pero no al punto de ser una violación. 

¿Él qué le dijo?

Me dijo que no ha cometido ningún error y, por lo tanto, no hay nada sobre lo que ofrecer disculpas. Se va a comunicar al mundo después del 1° de octubre. No sé de qué manera lo va a hacer. Pero sí voy a estar pendiente.

¿Cómo ha afectado el escándalo a la escuela?

Nos ha afectado mucho, dos profesores se fueron. No hay alumnos en este momento. Esto no tiene nada que ver con nosotros, pero nos está afectando.

¿Cuál es su postura ante los hechos?

Ninguno nos ha hecho nada malo. Solo existe un sentimiento de agradecimiento hacia la escuela. No me consta nada, por eso no puedo dar mi opinión sobre el tema.