Receta del día

Ensalada de habichuelines con queso de cabra apanado y vinagreta de naranja

En cuatro pasos tendrás un almuerzo ligero y saludable.

Foto: Archivo Cromos

Ingredientes:

(4 porciones)


- 200 gr de queso de cabra cortado encubos medianos

- 2 tazas de miga de pan o Panko (miga de pan japonesa)

- 2 huevos ligeramente batidos

- 1 taza de harina de trigo cernida

- Aceite para freír

 

Ensalada de habichuelines y nueces:

- 200 gr de habichuelines o habichuelas largas verdes cortados por la mitad

- 200 gr de habichuelines o habichuelas largas amarillas cortados por la mitad

- 4 rábanos tajados en rodajas delgadas

- 1/4 taza de nueces del Brasil crocantes

- 1/4 taza de almendras crocantes

 

Vinagreta de naranja y albahaca:

- 1/2 taza de jugo de naranja fresco

- 1 cucharada de jugo de limón

- 6 cucharadas de aceite de oliva

- Sal y pimienta

- 1 cucharada de hojas de albahaca cortada en tiras delgadas

 

Preparación:

1. Pasa cada cubo de queso de cabra por harina, evitando los excesos. Después úntalos con el huevo y finaliza cubriéndolos totalmente con la miga de pan. Fríe en aceite caliente hasta que el apanado tome un color dorado. Seca con un papel absorbente los cubos apanados para retirar el exceso de grasa.

2. En una olla con agua hirviendo y una cucharadita de sal cocina los habichuelines por 10 a 12 minutos o hasta que estén tiernos. Escurre y pónlos en una vasija y deja enfriar. Incorpora las tajadas de rábano y las nueces.

3. En otro recipiente mezcla en la licuadora todos los ingredientes de la vinagreta, menos la albahaca. Licua hasta que la vinagreta se emulsione. Debe quedar con una consistencia ligera, de color blancuzco. Agrega la albahaca.

4. En una ensaladera combina la mezcla de habichuelines y nueces con el queso. Incorpora la
vinagreta y sirve.

 

Las habicuelas

Es una legumbre económica, nutritiva, fácil de preparar y realmente agradable. Se pueden servir frías en ensaladas o solas con vinagreta. Calientes son ricas apanadas, en sopas, salteadas con mantequilla y cocinadas al vapor. Son por definición un producto tierno ya que se explota cuando el fríjol es joven (sin que se haya desarrollado del todo) y puede consumirse con todo y la vaina. Existen diversas variedades que se diferencian por su color y tamaño. Unas son largas como la variedad Kenya, que se distingue por ser muy delgada, verde y sin semillas. Otras son amarillas de sabor suave y la más común, que es gruesa y carnosa. Contiene calcio y vitaminas A y B.

 

últimas noticias

Los vinos en 2050