Senador Armando Benedetti habría pagado por "chuzar" al fiscal Martínez y su esposa

Además, el hijo del abogado Jaime Lombana y el jurista Iván Cancino también habrían sido víctimas de una supuesta red comandada por expolicías y militares que trabajaban interceptando comunicaciones y haciendo seguimientos ilegales. La Fiscalía todavía no le ha pedido a la Corte Suprema de Justicia que investigue al senador por estos hechos.

Las declaraciones en contra del senador las dio un testigo clave de la investigación que adelanta la Fiscalía por una red ilegal de chuzadas.Archivo

El coronel (r) Jorge Humberto Salinas Muñoz es hoy uno de los colaboradores más importantes que tiene la Fiscalía dentro de la investigación que abrió el ente investigador por una red de interceptaciones ilegales que habría estado al mando de varios exmilitares y expolicías. Este hombre ya rindió declaraciones ante los fiscales que llevan el caso y, en una de ellas, dio detalles de un capítulo nuevo de esta historia.

(En contexto: Así se descubrió la nueva red de chuzadas ilegales)

Según lo revelado por La W, el senador Armando Benedetti habría sido uno de los clientes de esta red y quien le habría pedido a los jefes del grupo de chuzadas ilegales que interceptara al fiscal general, Néstor Humberto Martínez, a su esposa, y a los abogados Jaime Lombana, su hijo de 16 años, e Iván Cancino. Las evidencias que tiene la Fiscalía de esta situación es, precisamente, las declaraciones que dio el excoronel Jorge Humberto Salinas.

Además de estas personas, la Fiscalía tiene pruebas de que esta red también habría chuzado a los pilotos de Avianca que entraron en paro el año pasado. El senador Benedetti ya aclaró que nada tiene que ver con estos señalamientos, que no conoce a la persona que dio las declaraciones en su contra y recordó que quien debe investigarlo es la Corte Suprema de Justicia y no la Fiscalía. “Ya raya con la locura lo que quieren hacer en mi contra”, agregó el congresista.

(Le puede interesar: Chuzadas: ¿militares retirados espiaban a políticos y empresarios?)

De acuerdo con la declaración del coronel (r) Salinas, él escuchó de un socio de la red, Juan Carlos Madero, que el senador Benedetti se reunía con él y que, a cambio de los servicios de interceptaciones, el congresista habría pagado $4 millones. “Se le trabajó y se le entregaron resultados, y fueron tan buenos que llegó hasta el punto de que el señor pidió realizar un tracking de ubicación de fechas y la extracción de unos mensajes de Whatsapp e información del teléfono del señor Fiscal General (...) ahí fue cuando paramos y no quisimos continuar”, dijo el testigo.

Por su parte, Jaime Lombana, en diálogo con La W, mostró su molestia por el hecho de que su hijo, menor de edad, también sea víctima de estas supuestas chuzadas. Iván Cancino, otro de los abogados víctimas de estos hechos, publicó un mensaje en su cuenta de Twitter en el que aclaró que estudiará a fondo el caso para pronunciarse al respecto, pero que no es la primera vez que le sucede este tipo de seguimientos ilegales. “Muy grave todo esto. Momentos para reflexionar sobre muchas cosas. Qué difícil es ejercer el derecho en Colombia”, agregó el abogado.

(Le puede interesar: A la cárcel tres militares retirados por nuevo escándalo de "chuzadas")

La información sobre estas supuestas chuzadas la confirmó el abogado Jaime Lombana quien, al aire, explicó que la Fiscalía lo llamó hace pocos días para mostrarle unas fotografías y documentos que mostraban los seguimientos ilegales a su hijo de 16 años. “Es realmente escalofriante. Quisiera insultar al senador Benedetti y decirle que me busque a mí, pero no a mi hijo”, agregó el abogado Lombana, quien agregó que esos seguimientos son perversos.