2.500 millones de personas viven aún sin acceso a un inodoro

Las alarmantes cifras las presentó la ONU en un informe que reseña las "devastadoras" consecuencias que la falta de sanitarios tiene para la salud.

Unos 2.500 millones de personas en el mundo viven aún sin acceso a un inodoro, situación que afecta especialmente a mujeres y niñas que son víctimas de acoso y violaciones debido a la falta de intimidad, según la ONU.

Con motivo del Día Mundial del Saneamiento, la ONU presentó un informe que apunta las "devastadoras" consecuencias que la falta de sanitarios tiene para la salud, el bienestar, la educación y la autonomía de mujeres y niñas de todo el mundo.

Una de cada tres mujeres en el mundo se arriesga a padecer vergüenza, enfermedades, acoso y agresiones sexuales por no tener acceso a un inodoro, y 527 millones de mujeres no tienen más elección que hacer sus necesidades al aire libre.

Cada año, estas mujeres y niñas pierden hasta 97.000 millones de horas en busca de un sitio seguro para este fin.

"El acceso a un inodoro sigue siendo un secreto innombrable y vergonzoso que afecta incluso a algunos países muy prósperos", afirmó en un comunicado el jefe mundial de los programas de Agua, Saneamiento e Higiene de UNICEF (WASH), Sanjay Wijesekera.

Como consecuencia de esta práctica forzada, se producen 2.000 millones de toneladas de excrementos con virus, bacterias y parásitos que contaminan el agua y los alimentos.

Estas condiciones favorecen la aparición de enfermedades como diarrea, que afecta a 1.700 millones de personas y es la segunda causa de mortalidad infantil, que mata a 760.000 menores de cinco cada año.

"La falta de acceso a los inodoros está matando literalmente a los niños, causando enfermedades a los adultos y ralentizando el progreso, día tras día", señaló Wijesekera.

Por otro lado, el Programa de Agua y Saneamiento del Banco Mundial ha calculado que un país puede perder hasta el 1,5 % de su Producto Interior Bruto (PIB) por los gastos derivados de enfermedades producidas por falta de higiene.

En Kenia, por ejemplo, las perdidas económicas por este motivo ascienden a 324 millones de dólares al año, y en India la cifra llega a los 54.000 millones, el equivalente al PIB de Croacia.

Por todo esto, el estudio estima que si se provee de instalaciones sanitarias a toda la población mundial que carece ellas se podrían ahorrar 260.000 millones de dólares al año.

El objetivo de la ONU es reducir el porcentaje de población mundial que no tiene acceso a un retrete de 51 % a 25 % en 2015, porcentaje que se sitúa actualmente en el 36 %.