Actrices y cantantes colombianas denuncian acoso sexual en industria del entretenimiento

Estos casos no son exclusivos de Hollywood. En Colombia, cada vez más celebridades se han atrevido a alzar su voz.

Archivo

Recientemente, han salido a la luz varios casos de acoso sexual en Hollywood. Una creciente lista de mujeres víctimas puso en el ojo del huracán a decenas de directores, productores, actores y periodistas alrededor del mundo al divulgar sus historias, que dejan en evidencia lo que se vive dentro de la industria del entretenimiento.

En Colombia, el panorama no es distinto. En el programa La Red, del Caracol Televisión, tres actrices y dos cantantes hicieron públicas situaciones de acoso sexual por las que pasaron dentro del medio. “Es muy difícil, sea aquí o en Hollywood”, manifestó la actriz y modelo caleña Marilyn Patiño.

Patiño cuenta que en dos ocasiones perdió un papel protagónico por no salir a comer con el director de la producción. Algo similar le pasó a Johanna Fadul, reconocida por su participación en Sin tetas sí hay paraíso, cuando le ofrecieron ciertos papeles en producciones mexicanas a cambio de entregar su cuerpo. Fadul también se acuerda cuando asistió a un casting en el que, con apenas 17 años, un hombre la tocó inapropiadamente

Diana Ángel, recordada por su actuación en Francisco el Matemático, le contó a La Red que, años atrás, mientras rodaba una escena de un partido de fútbol, el director de la novela la acosó verbalmente. Ella, que interpretaba a la arquera, debía dejar que unos niños le anotaran un gol. Mientras coordinaban la coreografía, el hombre pasó cerca de ella y le susurró al oído “yo también te lo quisiera meter”.

Y esta no es la única denuncia que la actriz ha realizado. Una de ellas, incluso, terminó en su despido dentro un canal, después de que un asistente de dirección en estado de embriaguez tratara de abusar de ella.

Las actrices coinciden en el miedo que sienten al alzar la voz, al igual que el 78% de las víctimas de agresiones sexuales en el país. “Las mujeres que denunciamos terminamos siendo victimarias y no víctimas”, concluye Ángel.

Conozca aquí los testimonios: